Fantasías de posesión y violencia en el sexo

 

“Cuando me acuesto con mi pareja me caliento, me excito pensando que varios hombres me atan, me pegan y me obligan a hacerles de todo. Es quizá demasiado sucio y demigrante para poder contarlo en público, pero me excita muchísimo y en muchas ocasiones recurro a fantasías masoquistas”

De esta manera comienza un libro de memorias de una mujer que ha trascendido últimamente a los medios públicos por ser la pareja de un famoso jugador de fútbol francés.

Este hecho, la posesión y la violencia en el sexo, pese a que la inmensa mayoría se autocensura, es una cuestión tan común como el ser humano y sus fantasías, aquellas que no se atreve a confesar por cuestiones de pudor o de educación.

 

La sensación de ser poseída por un desconocido es una fuente de excitación para muchas mujeres
La sensación de ser poseída por un desconocido es una fuente de excitación para muchas mujeres

 

El psicoterapeuta Brett Kahr, asegura que cerca del 30% de la población adulta disfruta con fantasías de naturaleza masoquista. La propia esencia de nuestras fantasías radica en la capacidad de transgresión de determinadas normas morales o sociales, llevadas hasta el mundo del sexo, que no nos atrevemos a transgredir.

Solo a través de las fantasías sexuales es posible conocer aquello que más nos gusta o más desearíamos, cruzando el umbral de las buenas costumbres y la moral occidental. ¿Porqué censurarnos¿ ¿Porque adquirir ese sentimiento de culpa en cuestiones sexuales o sus distintas variantes como puede ser el BDSM o el fetichismo?

¿Qué ocurre cuando imaginamos que un varón nos domina, nos maltrata, nos obliga a hacerle una felación o nos penetra a la fuerza? Básicamente que nos permitimos hacer algo que deseamos sin ser responsables de ello y, por lo tanto, sin ir en contra de nuestra buena educación.

 

2.jpg
La dominación, junto con el fetichismo, es otro de las grandes fantasías de muchas personas

Así no nos sentimos culpables. En definitiva, no le des más vueltas: si tus fantasías te excitan y no dañan a nadie, no sufras.. a veces conviene dar un paso adelante y quizá atreverse…

Afortunadamente cada vez son más las personas que logran superar todo el peso de los prejuicios sociales y dar ese paso, no sentirse “sucio” o “culpable” por llevar a cabo unas fantasías que hacen a la persona más plena y más amante de si misma.

Nuevas experiencias en Escuela de BDSM, el auténtico Reino de Sade.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s